¿Y si ponemos cepo al gasto y dejamos al dólar en paz?
Martín Olivera
Estudiante de Economía (UBA). Liberal en formación


¿Por qué no ponerle el "cepo" al gasto en vez de al dólar?

El principal error de Argentina es no diagnosticar la solución correcta al problema. Y como lo que mal anda, mal acaba este error de diagnóstico es responsable también de estar parados en el subsuelo. Todo lo contrario a cuando estuvimos en los primeros escalones de la cima como potencia mundial, como en 1895, año en el que Argentina tuvo el PBI más alto del mundo.

Aunque hay que admitir, lamentablemente, que no sorprende esta medida, ya que también hace unos meses se tomó el camino del control de precios, anulando los principios del libre mercado, y del pensamiento liberal, dónde no aparece el Estado como "manejador" de los precios.

Medidas como al control de precios se sumaron impuestos, planes sociales, retenciones, que Maurico Macri prefirió evitar contar a la hora del debate y al fin de estos 4 años largos por este camino, optó por ponerle el "cepo" al dólar.

Para terminar su viaje por el poder (o no) siguió por ese camino, ante una crisis económica, política y financiera se decidió ponerle un cepo al dólar, como lo hizo el kirchnerismo y lo criticó Cambiemos en su momento.

Es decir, en vez de incentivar a la producción y así poder fortalecer a las instituciones que generan el crecimiento económico del país se decide limitarlas, regularlas, atarlas.

El cepo cambiario consiste en restringir la venta de la divisa del dólar básicamente. Como sucedió durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, se impulsó esta política económica en la Argentina, esta vez, con un límite de 10.000 USD lo que somete a las personas jurídicas que realizan compras y ventas en dólares.

Por ejemplo: Tengo mi empresa de productos requeridos por el mercado exterior y vendo tal cantidad de producción a 10.000 USD, ese dinero pasa por el BCRA y me dan 620.000$ (considerando al cambio actual 62$); pero como yo vendí en dólares merezco tenerlos en mis manos; por lo cual acudo al cambio y resulta que no puedo porque hay cepo.

Por lo tanto acudo al Mercado cambiario "oscuro" donde el cambio está a 65$ y pierdo mi beneficio. Es uno de los tantos ejemplos que demuestran que esto es un ataque contra la libertad individual y una gran barrera para el crecimiento económico argentino.

Es el momento de que Argentina tenga un plan económico y financiero dirigido hacia algún punto, que se dejen de tomar las medidas que nos llevaron al estancamiento económico. Es momento de que no se le castigue al productor y al consumidor a través de los impuestos, que se achique el Estado, que se baje el gasto público, que iniciar un emprendimiento no sea un privilegio.

¿Por qué no se pone un "cepo" al gasto en vez de al dólar? Las primeras medidas que debemos ejercer para crecer son:

1) Bajar el gasto público

2) Bajar la presión tributaria

El mercado esta temblando, ya no sorprende que suba el dólar cada día junto con el riesgo país, eso se debe a la falta de confianza que genera el gobierno a los inversores y ahorristas de la Argentina.

Lamentablemente no hay otro culpable que el gobierno, elegimos las medidas opuestas a las que nos llevan al crecimiento y parece que no se dan cuenta que vamos cuesta abajo.

¿Cómo empezar el verdadero cambio? Yo lo impulsaría con una transformación en el sistema educativo, que se conozcan mas las propuestas y pensamientos que nos llevaron a ser potencia, a que se eliminen las materias vagas de sentido cuyas enseñanzas no van a tener importancia en la vida real, que se eduque a través de autores que entendían realmente los principios: Adam Smith, Milton, Friedman, Friedrich Hayek, Ludwing Von Mises, Juan Bautista Alberdi, y la prolífica escuela austriaca.

Martes, 3 de septiembre de 2019