"Debemos ser abiertos con los que aún no saben que son liberales"
Konstantin Kuhle, a los 24 años vivió y sufrió la crisis más aguda del liberalismo alemán cuando éste quedó fuera del Parlamento (Bundestang). Trabajó en la reconstrucción del partido. Hoy explica cuál es la fórmula para sumar liberales.
Daniel Olivera
Periodista y escritor. Director de los sitios web Visión Liberal, El Neuquino, 24CON y Cerodescensos.com



 Konstatin Kuhle tiene 30 años y vive, siente y practica el liberalismo como un proceso dialéctico y evangelizador. El diálogo es la base de la conversión. "Hay que hablar con los liberales que están en todos los partidos. No debemos taparnos los oídos, debemos ser creativos y abiertos con los que aún no han descubierto que son liberales".

Será que desde muy joven abrazó la filosofía del liberalismo y la practicó con pasión. Es político alemán, del FDP, abogado y militante: lidera la organización juvenil afiliada al FDP, Young Liberals y desde 2015 es miembro de la junta federal del FDP. A los 24 años vivió y sufrió la crisis más aguda del liberalismo alemán cuando éste quedó fuera del Parlamento (Bundestang). Su experiencia en la reconstrucción del partido es muy valiosa para los liberales de todo el mundo y de la Argentina especialmente. En 2017, como parte del proceso de refundación, integró el Bundestag alemán y es portavoz nacional del Grupo FDP. 

Desde ese lugar llegó a Buenos Aires, invitado por RELIAL y conversó con Visión Liberal.

Con un análisis agudo de la realidad, Kuhle habla sobre el rol del liberalismo en Europa y el mundo, la relación de Europa y Alemania con Trump, la "vacuna" que protege a los países de los gobiernos y del fantasma de la recesión en Alemania y su impacto regional. 

- ¿Qué sintió cuando, como liberal, cuando en 2013 quedaron afuera del Parlamento?

- En lo personal, no fue un shock tan grande porque no había sido diputado ni candidato antes. Pero sí reflexioné por qué en 2009 tuvimos el mejor resultado para un partido liberal desde la Segunda Guerra Mundial, con el 14,7%. Cuatro años después perdimos con el peor resultado que podríamos haber obtenido.

(N. de la R. En la elección federal anterior, que tuvo lugar en 2013, el gobierno de turno, compuesto por la Unión Demócrata Cristiana de Alemania  (CDU), su partido hermano de Baviera, la Unión Social Cristiana de Baviera  (CSU) y el Partido Democrático Libre  (FDP) no pudo alcanzar una mayoría de escaños. El FDP no pudo conseguir más del 5% de los votos, perdiendo su representación en el Bundestag por primera vez en su historia. Por el contrario, la CDU/CSU obtuvo su mejor resultado desde 1990, con casi el 42% de los votos y poco menos del 50% de los escaños. El partido de Merkel negoció con éxito con los socialdemócratas (SPD ) para formar una gran coalición)

Los liberales no debemos taparnos los oídos sino hablar con la gente que tiene un poco de sentido liberal", sostiene Kuhle

- ¿Esto significa que la Coalición con Merkel fue un "abrazo de oso" para los liberales?

- Si.  Porque el partido con el cual estábamos en la Coalición fue más grande que nosotros y tal vez no negociamos bien las condiciones cuando nos aliamos. Creo que para un partido más pequeño que otro es importante saber lo que va a pasar en esos cuatro años. Ante una situación, en la cual la Canciller o el partido más grande puede decidir solo, existen peligros para el partido pequeño. 

- El final es conocido. Los liberales quedaron game over. Qué impacto tuvo eso en la política alemana.

- Desde el 2013 hasta el 2017, por primera vez desde la II Guerra Mundial, no hubo un partido liberal en el Parlamento. Era un punto de vista que faltaba, la gran Coalición entre los conservadores y los socialdemócratas y teníamos una oposición de pura izquierda, de Verdes y del partido Die Linke, de extrema izquierda. Faltaba un partido que tenga un punto de vista diferente desde la economía, la digitalización, la educación.

Fue uno de los expositores invitados por RELIAL en sus 15 años.Habla perfecto español y lleva la filosofía liberal con convicción por el mundo.

- El peso del partido liberal es fuerte en todo el mundo, pero mucho más en Alemania por su historia y tradición.

- Siempre jugó un papel muy importante el liberalismo en Alemania. Históricamente hubo tres partidos en el Parlamento. Un bloque conservador que consiste en en un partido que ahora es de la Canciller Merkel, que existe en 15 de los 16 Lander que tenemos y el partido conservador de Baviera. Al otro lado teníamos el partido socialdemócrata. Por treinta o cuarenta años fueron los liberales quienes decidieron cuáles gobernaban si la izquierda o la derecha. Y nosotros, en este papel, fuimos parte de decisiones muy importantes para el país. 

- ¿Por ejemplo?

- Que Alemania occidental fuera parte del mundo, por ejemplo. Que llegamos a los acuerdos de paz con el mundo oriental, con Polonia, Rusia, que preparábamos la reunificación de Alemania. Siempre tuvimos un papel muy importante y por eso volvimos al Parlamento. 

- Visto desde la Argentina, es muy interesante su experiencia como re-constructor de un partido liberal. ¿Cómo se hace?

- Es un deber muy importante. Podemos observar que existen otros partidos liberales que no ingresaron al Parlamento que después se murieron. Por ejemplo, Austria, donde el partido liberal no ingresó al Parlamento dos o tres veces seguidas y después ni se lanzaron a las elecciones. Ahora, hay un nuevo partido liberal en Austria que recién hace una semana tuvo el mejor resultado de su existencia. Ese es el modelo de cómo se puede reconstruir el modelo liberal. 

- ¿Por qué no aplicaron el modelo austríaco, el de empezar todo de cero, al FDP?

- Este modelo no lo pudimos aplicar al FDP porque mi partido tiene 60 mil miembros. Estábamos en varios gobiernos de Estados, teníamos gente con mucha experiencia pero somos una "marca" en el campo político. Hay gente que quiere votar por nosotros si la imagen está bien hecha. Por lo tanto decidimos que no íbamos a fundar un nuevo partido si no que íbamos a utilizar este, a reinventarlo. Hicimos un tremendo trabajo, viajando por todo el país, con el nuevo liderazgo y el anterior. Un trabajo territorial en el que hablamos con todas las organizaciones que hay.  Además un nuevo color, un nuevo logo, nueva gente,más jóvenes. Hay muchas medidas y eso se debe combinar. Si tuvimos buen éxito en 2017.

- Ese sería un buen consejo para los liberales en Argentina: que recorran el territorio y hablen con todas las fuerzas. 

- Los verdaderos liberales que he conocido en RELIAL, en estos últimos días, son los mejores. Con ellos puedo conversar. Como en muchos países del mundo somos un grupo minoritario, tenemos que aprender a conversar con la gente de otros partidos que valorice la libertad. Sé que en los movimientos conservadores y de derecha hay demócratas que valorizan la libertad empresarial y económica. Nosotros como liberales podemos formar alianza con ellos. Al otro lado, los movimientos de izquierda cuenta con gente que valoriza la libertad individual y los derechos de las minorías, también podemos formar alianza con ellos. 

- De todos, tomar los puntos en común

- Los liberales no debemos taparnos los oídos sino hablar con la gente que tiene un poco de sentido liberal. Ha pasado en ocasiones que empiezo una conversación con gente que pienso que tiene poco de liberal  y después nos damos cuenta que tenemos mucho en común. Los liberales debemos ser creativos, abiertos con los que aun no han descubierto que son liberales.

- Casi como una evangelización

-Exacto. Es lo que el hombre siempre debe hacer.

- ¿Ese camino siguió el resto de los liberales de Europa, que tuvieron buenos resultados en las europeas?.

- Espero que algún día tengamos alguna estrategia a nivel europeo que funcione. Todavía las campañas para el parlamento europeo son muy nacionales. Todavía discutimos si ponemos el logo del partido europeo en el afiche o no. Espero que en 10 años tengamos una campaña europea. No se si lo lograremos. 

- Las elecciones europeas no comparten agenda entre los países.

- Los partidos fuertes han tenido causas nacionales, como Francia. O en Italia, que es un país muy difícil para los liberales. Depende mucho de la situación nacional. Último ejemplo es el Brexit. Antes, en 2014 tuvimos un escaño ahora son más que 10. Tuvieron un resultado estupendo por el Brexit. 

- ¿Europa logró espantar al fantasma de la ultraderecha?

- En toda Europa y por muchos años existieron partidos de extrema derecha que estaban más a la derecha que cualquier partido popular grande de la derecha. Y siempre hubo movimientos mas de derecha, sobre todo en Escandinavia. Esto existe en Alemania y no nos debemos acostumbrar. Porque los alemanes tuvimos una dictadura fascista, nazi, por doce años que aún influye en la política alemana. Tener un partido de extrema derecha es en muchos casos, no compatible con la retórica de las ideas que tenemos todos los otros partidos de Alemania. En este año tenemos 3 elecciones en el Este de Alemania, en dos ya salieron segundos. Es un gran riesgo y no tienen soluciones, tienen mucho poder de cambiar el discurso político.

- ¿Y el otro fantasma, el de la recesión, qué tan fantasma es?

- No es un fantasma para nada. Si ahora hablamos con empresarios y bancos ellos nos dicen que los indicadores muestran que habrá una recesión en los próximos meses. Recesión es cuando en dos períodos seguidos no hay crecimiento. Temo que Alemania no ha tomado decisiones para estar listos para este período, especialmente en educación, digitalización y economía lateral. 

- ¿Qué acciones tomaron los liberales en este sentido?

- Lamentablemente los liberales no hemos sido capaces de formar una coalición con los Verdes y los conservadores para ayudar a tomar esas decisiones. Pero nunca más nos van a pasar que nos echen del Parlamento, por lo tanto hay que tener cuidado en armar una próxima coalición.

- ¿Cuál es el riesgo para el resto de Europa si Alemania entra en recesión?

- Un riesgo muy grande, porque Alemania sigue siendo la economía más grande de la Unión Europea. Sería peligroso no sólo por lo que está pasando en Europa oriental sino por la situación peligrosa con el euro. Una recesión en Italia sería peligrosa para nuestra moneda y en Alemania sería peligrosa para lo que está intentando hacer el presidente Macron en Francia. 

- Cómo impacta en Alemania la política de Francia

Por primera vez en la historia tenemos un presidente francés que hace más reformas que un canciller alemán. Se que no es liberal en todos los ámbitos, pero es el más liberal que hay en Francia. 

- ¿Y la pelea Trump- China, cómo golpea a Alemania?

- Lo que pasa entre Trump - China y Trump- Europa es una situación que nos hace pensar en nuestras fortalezas. Una debería ser tener tratados de libre comercio con muchas regiones del mundo. Si tuviéramos tratado de libre comercio con EE.UU mucho de lo que pasa no podría pasar. Ahora, ya empezamos a cuestionar un probable tratado de libre comercio para el Mercosur. Esto podría pasar con gobiernos populistas. Tenemos que trabajar con el multilateralismo, tenemos que tratar de tener tantos acuerdos de libre comercio como sea posible. 

- Parece una solución de fácil y lógica aplicación

- No entiendo por qué no es posible con las Américas, con Canadá, con Estados Unidos y Mercosur. Todo eso tenemos que hacer para ser independientes frente a los populismos. La vacuna contra el daño del populismo es el libre comercio.

- ¿Cómo ve a la Argentina?

- He hablando con gente que en sus países no puede votar libremente, como Venezuela o Nicaragua. Y Argentina tiene muchos problemas, sobre todo económicos, pero no tiene problemas por los derechos de participación política. Es una sociedad civil conocida en todo el mundo por esas razones. En una sociedad así, la gente debería usar su derecho a votar. Lo tiene que hacer, tiene que decidirse porque si uno no se decide, otros lo harán por ella.




Miércoles, 9 de octubre de 2019