Chile en llamas: la dolorosa caída de los ídolos con pies de barro
Por: Mario Ramón Centurión Nuñes


Idolo con pies de barro

Muchos se preguntan qué está pasando en Chile. Cómo es que un país que supuestamente ha entrado en el círculo de las naciones desarrolladas: económica, política y socialmente, ahora y desde hace unos años atrás en realidad, está envuelto en crispaciones y estallidos sociales, a tal punto que ahora el estado tuvo que recurrir a fuerzas militares y medida de épocas pasadas para controlar a la masa en disidencia. 

El cliché más usado es que hay un ataque organizado de la izquierda que siempre está al acecho, por otra parte. 
En esto algo de razón hay, pero muy poco porque a mi modo de ver creo que lo que está pasando en Chile es simple. No es nada que no pueda ser explicada por la fórmula aristotélica que dice: 

La causa es que el supuesto desarrollo económico y social de ese país, si bien es cierto y es innegable comparado con los demás países de la región e incluso con otros del mundo, tiene pies de barro. 

Y ese cimiento de barro viene precisamente del hecho de que el progreso urdido en su origen por la dictadura de Pinochet no está sustentado sobre la filosofía de la libertad como corresponde. 

Siendo esto así además es una buena muestra de que la libertad no puede florecer de las manos de un criminal como Pinochet por más que haya recurrido a lo que se llama libertad económica en su momento con clausura política, siendo así que lo único que hizo fue sembrar odios, resentimientos y envidias por todas partes para quebrantos y desastres de generaciones futuras. 

Que ahora cual pus estacionado comienza a salir. El efecto de la supuesta buena acción de criminales como Pinochet no puede durar mucho tiempo porque no fue producto de un cambio en la mentalidad de la opinión pública capaz de respaldar con el tiempo el desarrollo obtenido. La salud no puede deberse a la enfermedad, nunca, por eso es altamente vulnerable. Y como decía Telleyrand: con la bayoneta se puede hacer de todo menos sentarse encima de ella.

Eso es lo que está pasando en Chile


El ejemplo de Chile debe ser una lección para quienes aspiramos una sociedad libertaria y de progreso, que la misma debe estar fundada en la filosofía de la libertad y no en la filosofía del crimen o de la sangre de miles como lo hizo Pinochet o lo están haciendo ahora en China. El repugnante dicho chino que dice "no importa el color del gato con tal de que cace ratón" es una falacia, por cierto, por ser un utilitarismo barato que luego pasa factura costosa.


Lunes, 21 de octubre de 2019
2