El Estado perverso que persigue al ahorrista y dice que es para "protegerlo"
Por: Gino Russo
Libertario/Anarco-capitalista, Rothbardiano puro. En twitter soy @finoruso


El Estado es un ente perverso que no sólo persigue, sino que además, dice que lo hace para proteger al ciudadano. Sus fraudes monetarios, que implican la destrucción de la moneda propia, es provocada por él mismo. No obstante,  impide resguardar al ahorrista impidiéndole que compre dólares, como es el caso del cepo cambiario (restricción cambiaria).

En Argentina durante la presidencia de Cristina Kirchner y ahora con Mauricio Macri, se restringió la posibilidad de ahorrar en otra divisa que no sea el peso. Y el Estado coacciona para que sea en esa moneda. De lo contrario, se está "fugando" (terminología errónea y equivocada, que usan los economistas estatistas y socialistas, induciendo al error de que el Estado se cree dueño del dinero de los individuos siendo que este es del propio sudor del esfuerzo del individuo para ganárselo).

El estado parasita lo que se ha ganado (mediante el término impuesto inflacionario o propiamente dicho impuesto), por ende, ese dinero no pertenece al Estado. 

Es como comprar con el dinero que se paga a la mafia por protección. Si no le entrego ese dinero a cambio de protección, seguramente ella me destruirá el local o tendré serios problemas a la hora de no pagarle la extorsión por protección. El Estado es lo mismo, pero es más violento. Ataca sistemáticamente sin posibilidad de defensa alguna, ya que quien no paga, termina  preso. 

Lo mismo si intenta evadir. Nadie escapa de las garras del Estado. Ni siquiera si el ciudadano intenta refugiarse en una divisa que no pierde tanto valor como la moneda nacional, del que la mayoría se deshace para preservar su poder adquisitivo ante la espeluznante erosión del peso.

Las responsables de todo son la casta política y la banca central argentina porque no resguardan el valor del peso. Lo destruyen sistemáticamente con monetización del déficit o de gasto público. No solo que avasallan la posibilidad de comprar cualquier otra divisa como resguardo de valor, sino que cumplen deficitariamente su único objetivo (Banco Central de la República Argentina) que es el resguardo del valor de la moneda nacional.

El "Peso Argentino" durante toda la historia argentina tuvo cinco signos monetarios. Ellos fueron: Peso Moneda nacional ley 1.130, vigente durante los años 1881/1969; Peso ley 18.188 vigente durante los años 1970-1983; Peso Argentino vigente durante los años 1983-1985; Austral vigente durante los años 1985-1991; y el actual Peso 1992 hasta la actualidad.

Le sacaron 13 ceros a la moneda. Cuando se cambia de "Peso moneda nacional a "Peso ley 18.188 se le quitan 2 ceros a la moneda. Cuando se cambia de "Peso ley 18.188" a "Pesos Argentinos" se quitan 4 ceros. Cuando se pasa de Pesos Argentinos al Austral, se le quitan 3 ceros, y por último cuando cambiamos los Australes por Peso, se le quitan 4 ceros.

Creo que es un milagro que alguien elija usar los pesos como moneda con fuerza cancelatoria. ¡Es una locura casi demencial decir que alguien quiera ahorrar algo en pesos!

Desde que se nacionalizó el Banco Central en 1946, la inflación desde los años 1946 a 1974, siempre fue de dos dígitos, excepto por 3 años de los 28 que transcurrieron, como podemos observar. 4% en 1953, 3,8% en 1954 y 7,6% en 1969).

El piso mínimo de inflación fue de 3,8% y el máximo 113,7%. En este periodo, 1945 a 1974 la inflación total fue de 797,3% en 28 años. Entre el año 1975 hasta 1990 el piso mínimo de inflación fue de 81,9%, y llegamos a tener 3079,5% de inflación. La inflación total de 1975-1990 (15 años), sacando la convertibilidad que inició a principios del año 1991, la inflación fue de 9291,9%.

Creo que los números hablan por sí solos. Y si agregáramos el total de la convertibilidad tomando los 24 años desde 1975 a 1999, la inflación hubiera sido un total de 9406,2%.

En el periodo de los ´90, más bien precisando a los principios de la convertibilidad, en el año ´91, la inflación bajó abruptamente de 2314% a 84%. En el ´92, bajó a 17,5% y en el ´94 lo hizo a 7,4%. Pasamos a tener inflación de un digito e incluso deflación (entre 1999, 2000 y 2001)

Tuvimos inflación de un dígito por casi nueve años contando hasta el 2001. En el 2002, lamentablemente, se sale de la Convertibilidad a puro populismo y fiesta, condenándonos de nuevo a pasar a tener Banco Central desde 2002-2018. Como consecuencia, en tan solo 16 años, la inflación total fue de 393,5%.

La inflación total de estos 72 años fue de 10597%.

¿Qué quiero decir con todos estos números? Que, a lo largo de los 72 años de la Argentina, tuvimos 3 años de inflación de un digito en el periodo de 1946-1974 (1953,1954,1969). En el periodo de 1975-1999 (1993,1994,1995,1996,1997,1998,1999), 7 años de inflación de un dígitos o deflación. En el periodo de 2000-2018 (2000,2001,2003,2004), 4 años de inflación a un dígito. 

Solo 14 de 72 años la Argentina tuvo inflación de un dígito. Incluidos los años de Convertibilidad

Está muy claro que Argentina no puede tener moneda. Así planteado, es una estafa. Los resultados están a la vista.

Es una necesidad, más que un deseo, pensar en dolarizar, intentar una nueva Convertibilidad o lisa y llanamente cerrar el Banco Central.



Miércoles, 30 de octubre de 2019