Amazon y Mercado Libre tras la conquista de América: ¿quién gana?


Por Silvia Naishtat, para Clarín Quienes conocen a Marcos Galperin lo describen como una persona que es intérprete, compositor y además, director de orquesta. Otros pocos dicen que conserva la misma pasión y esa enorme obsesión como la de aquel emprendedor que fundó Mercado Libre con cuatro amigos en un garage del porteño barrio de Saavedra en 1999.

En estos 20 años, Mercado Libre se transformó en la mayor compañía de comercio electrónico de la región y en la empresa más valiosa de la Argentina, multiplicando por seis a YPF.

Cuando cumplió 20 años, la cotización de sus papeles, superaron a los del gigante E-Bay. Galperin se inspiró en esa firma de EE.UU. para crear Mercado Libre. Esta vez, el alumno superó al maestro. Y el último agosto, su capitalización de US$ 29.500 millones, era mayor que la sumatoria de todas las cotizantes en la bolsa argentina. No es para pasar por alto. 

Pero la novedad es su crecimiento fuera de Argentina y su batalla con Amazon, el gigante estadounidense.

Lo cierto es que en un México, tan cerca de Estados Unidos y tan lejos de Dios, le está ganando la carrera a Amazon en el negocio gigantesco del comercio electrónico. Ese segmento se distribuye actualmente en un 60% para Mercado Libre y un 40% para Amazon. Ha desplazado del cetro nada menos que a una de las mayores empresas de EE.UU. que lidera en comercio electrónico y servicios de computación en la nube con su corazón en Seattle. Su fundador, Jeff Bezos, es el segundo más rico del mundo con una fortuna personal evaluada en US$ 108.000 millones.

Mercado Libre también salió victorioso de esa batalla en Brasil y que probablemente, ofrezca en Argentina. Un dato curioso es que Mercado Libre es uno de los principales usuarios del servicio de datos que Amazon ofrece en la nube.

Pero, ¿cuál es el secreto para aventajar a Amazon en un México en el que la gente recibe desde EE.UU. una enorme cantidad de productos? "Logística y creatividad", sostienen los analistas que no le pierden pisada.

En México cuentan con un centro de logística en la frontera tecnológica, lo que en la jerga se denomina fulfillment, un modelo que puede clasificar de manera automática y provee servicios de carga, descarga, clasificación, guarda temporal y empaque: despachan 33.000 paquetes por hora. No cobran el 95% de los envíos y el 82% de los paquetes se entregan antes de las 48 horas. A modo de comparación, en los 35.000 metros que poseen en el Mercado Central, que se duplicarán en breve, despachan 14.000 paquetes por hora. El 55% se entrega antes de las 48 horas.

Actualmente el 65% de los ingresos de Mercado Libre se generan en Brasil, 19% en Argentina y el 12% en México.

Pero en las oficinas porteñas, que exaltan un clima de trabajo armonioso con arquitectura de vanguardia, se habla del desarrollo de Mercado Pago, la plataforma con la que se pueden pagar las compras y depositar dinero a través de un simple código QR del celular. Consiguieron oxígeno con financiación razonable en una emisión millonaria iderada por Goldman Sachs. En pocos meses saltaron a 810.000 cuentas de personas que depositan su dinero en un fideicomiso que tienen en el banco Industrial (BIND). Mercado Pago ya se convirtió en la primera plataforma de pagos on line de todo el continente. Allí también se instaló otra dura batalla con los bancos.

En este 2019 y pese a la crisis, Mercado Libre creció en términos reales e incorporó 1.000 trabajadores más para alcanzar 7.300 en el país. Eso parece haber despertado el apetito de algunos sindicatos como el de camioneros y La Bancaria que le abrieron otro frente de combate por la afiliación de sus empleados.

Lunes, 25 de noviembre de 2019