El valor de la marca como derecho y propiedad privada
Por: María Laura Blanco Peña


La marca como negocio y como derecho

¿Para qué registrar mi marca?

¿Es obligatorio?, no. ¿Es conveniente?, sí.

Cuando comienza un emprendimiento ofreciendo un producto o servicio nuevos en un mercado determinado suele pasarse por alto el registro de la marca.


La marca, es parte de los elementos que componen ese bien y lo hacen único en su tipo. Representa un nombre, una imagen, un eslogan publicitario, un envase, y todo signo identificatorio que distingue y diferencia un producto o servicio de una empresa de las de los demás.

Cuando no se advierte la necesidad de proteger esas características del nuevo producto, y empiezan a llegar los logros, pasan a ser atractivos para ser copiados y apropiadas las ideas y el esfuerzo ajeno.
El momento para registrar una marca es antes del lanzamiento de un producto nuevo, cuando se analiza el mercado donde ha de introducirse, cuando se estudian los productos existentes que ofrece la competencia y lo que distinguirá a la novedad del resto. 

Si éste análisis se hiciera con posterioridad, cuando ya está el negocio en marcha, podría tener altos riesgos y costos finalizarlo y/o cambiarla por esta omisión una vez que se posicionó con la aceptación del público, sería frustrante.

Registrar una marca protege la inversión realizada en marketing del producto o servicio en cuestión. Si los competidores adoptasen marcas idénticas para confundir a los consumidores se afectaría la comercialización y dañaría la reputación alcanzada en el mercado respectivo.

Entonces, la marca como negocio, es aconsejable su registro "antes" de encargar folletos, gastar en publicidad, comprar un dominio de internet, haciendo una búsqueda de antecedentes marcarios para evaluar la factibilidad de registro, o si será necesario elegir otra denominación, para distinguir el producto o servicio porque ya existe previamente la que se quiere.
La marca registrada de un nuevo producto o servicio acompañará así el crecimiento de la empresa vinculada a ella y evitar demandas de terceros para cesar en el uso de una marca ya existente.-

¿Cuáles son los beneficios del registro de una marca?
- Protege el uso exclusivo del nombre impidiendo que un tercero que lo use se beneficie de tu reputación;
- Otorga la propiedad de un valor, una reputación que crece con la empresa por la creciente aceptación del consumidor;
- Permite franquiciar, licenciar ó vender junto o separada de la empresa por tratarse de un activo intangible;
- Confiere confianza a la empresa en el mercado.-

El registro de una marca concede la exclusividad de uso por 10 años, renovables, y el derecho de impedir que terceros comercialicen productos o servicios idénticos con la misma denominación y/o logotipo. Las marcas, los diseños industriales, son derechos de propiedad industrial que como cualquier otro bien pueden ser transferidos a otras personas. Quien tiene una marca registrada puede exigir el cese del uso indebido y la reparación de daños y perjuicios causados, quien no registró su marca no tiene esa posibilidad.

La marca registrada como derecho tiene los siguientes beneficios:
a) Concede el uso exclusivo durante 10 años renovables en todo el territorio nacional y usando el símbolo R advierte a terceros que la marca está registrada desalentando el uso no autorizado.
b) Ejercer todas las acciones tendientes a impedir el uso no autorizado o confundible, solicitar embargos, secuestros, inventarios de mercaderías en infracción y cobrar indemnizaciones.
c) El derecho de oposición a que se registre una nueva marca de tercero similar o idéntica a la ya registrada.-

En conclusión: ¿Es obligatorio registrar una marca? No. ¿Es conveniente? sí. Consultar al abogado es una prevención fundamental cuando se inicia un negocio que organizaste con cuidado, entusiasmo y esfuerzos.

Martes, 17 de diciembre de 2019