¿El Congreso verdaderamente intentó bajar la carga impositiva?


Una de las principales promesas de campaña de Mauricio Macri para captar votantes fue la reducción "poco a poco" de los impuestos. El ex presidente destacaba por el 2015 que el país tenía por ese entonces "la carga impositiva más alta de la historia argentina".

Luego de tres años de gobierno, en marzo del 2019 Argentina entró al podio de los países con mayor carga impositiva de América Latina, siendo sólo antecedido en el ránking por Cuba y Brasil, según un informe confeccionado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Con este panorama, y teniendo en cuenta el profundo problema de restricción de recursos para dar respuesta a demandas sociales que se multiplican incesantemente, la Fundación Libertad subraya que en Argentina se vive un constante clima de puja redistributiva en el que los distintos grupos de presión -sindicatos, cámaras empresariales, partidos políticos, organizaciones barriales- intentan conseguir ganancias para los sectores que representan a expensas del resto.

Es por esto que realizó un análisis de los proyectos legislativos presentados desde enero de 2016 a noviembre de 2019 en el Congreso de la Nación Argentina, tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, a partir de la web oficial del Congreso y con ayuda de la plataforma de DeQuéSeTrata, con el objetivo de determinar la representación legislativa que ha tenido el principal problema argentino de las últimas décadas -un creciente e infinanciable déficit fiscal- en el debate parlamentario.

La evaluación del mencionado grupo de textos se realizó teniendo por objetivo identificar no solamente si lo pretendido por los legisladores con la aprobación de esas leyes era aumentar o disminuir la presión fiscal, sino también la forma de hacerlo, quiénes serían sus beneficiarios y/o perjudicados, y sobre qué variable económica se pretendía incidir.

Del total de los proyectos de ley presentados en el Congreso de la Nación por la Cámara de Diputados y Senadores, se determinó que 703 tienen relación con temas impositivos y fiscales, de modo que fueron clasificados con la etiqueta Impuestos. En cuanto a la cámara legislativa donde cada texto recibe tratamiento, 379 corresponden a la de Diputados y 324 a la Cámara de Senadores. A su vez, a la fecha que se realizó el relevamiento final (esto es, 3 de noviembre de 2019), 671 de los proyectos se encontraban en estado parlamentario, 15 con media sanción y 17 habían sido ya sancionados.

De los 703 proyectos bajo la etiqueta Impuestos, se encontró que 390 de ellos pretenden en su redacción realizar una disminución en la presión fiscal que aqueja a los contribuyentes argentinos, mientras que solamente 57 proponen lo contrario. Esto, que podría lucir correcto, no lo es tanto cuando uno analiza que se trató casi en su mayoría de proyectos que a) daban preponderancia al consumo por sobre el ahorro y la inversión, y b) que proponían exenciones a algunos sectores, colectivos y grupo de interés pero para cargar el costo fiscal en espaldas de otro sector.

Elaboración Fundación Libertad

Elaboración Fundación Libertad

Por otro lado, tal y como lo indica la teoría macroeconómica de crecimiento secular, un cambio en la disposición de los individuos a ahorrar, particularmente un aumento, se corresponde con un descenso en el patrón intertemporal de consumo, reduciendo las compras presentes y aumentando las futuras. 

De los proyectos de ley catalogados como con incidencia fiscal, el mayor número (137) pretende afectar el consumo actual, casi en su totalidad (90%) aumentándole. Al tiempo que sucede lo diametralmente opuesto con aquellos textos que pretenden incidir sobre el ahorro, representando éstos la menor cantidad (solamente 2 proyectos de ley), de los cuales uno pretende incrementarlo y otro disminuirlo.

La Fundación Libertad tradujo estos números en un completo desconocimiento de los legisladores en materia tributaria sobre los fundamentos económicos que sustentan el progreso económico duradero. 

Tras el exhaustivo análisis realizado, se llegó a la conclusión de que la mayoría de estas propuestas legislativas no buscaron disminuir de forma significativa la carga impositiva del país en aras de solucionar el problema de fondo, eliminar distorsiones y/o reestructurar incentivos. Tampoco se planteó un debate en el Congreso sobre una verdadera e íntegra Reforma Fiscal o la necesidad de una nueva Ley de Coparticipación.

Citando a los investigadores: "Si Argentina no reconoce en el déficit fiscal el núcleo central de todos sus problemas, mal podrá encauzarse a solucionarlos. Si los congresistas no asumen que no se trata de quién paga sino de que no se puede seguir gastando más de lo que se genera indefinidamente, nuestro país nunca podrá volver a una senda de crecimiento y seguirá padeciendo crisis económicas, repeliendo a la inversión y desincentivando al extenuado sector privado".

Link a la investigación completa


Viernes, 10 de enero de 2020